Colecciones

Poda de árboles

Poda de árboles

Los propósitos de la poda y la necesidad de conocer las diferentes fases que la preceden

Hablamos de poda cuando nos referimos a todas las intervenciones que ponemos en práctica para modificar el crecimiento natural de las ramas de un árbol y en consecuencia modificar su estructura ordinaria. La poda, por tanto, si se hace bien, asegura a la planta un crecimiento más armonioso y sobre todo una base de crecimiento mucho más fuerte. Así tendrás plantas más sanas, más frondosas, más bonitas porque están más controladas y por tanto más cuidadas y, en el caso de las plantas frutales, mucho más fructíferas tanto en cantidad como en calidad. Sin embargo, antes de podar un árbol, es necesario conocer ciertos procedimientos para no arriesgarse a comprometer su crecimiento y así invalidar su trabajo. En primer lugar es necesario tener en cuenta las fases de desarrollo de un árbol, conocidas como "estaciones", los ciclos anuales del árbol o "fases" y la influencia de la luna en la poda, por lo que es necesario conocer perfectamente los ciclos lunares para no arriesgar afectar negativamente la producción de rendimiento. Una vez que hayas aprendido esta información es recomendable conocer los principales tipos de poda y las diferentes técnicas de poda que se pueden utilizar para conseguir que nuestro árbol crezca fuerte y sano.


Las estaciones y fases del árbol.

Las estaciones que componen el desarrollo de un árbol son tres: 1) la estación improductiva, es decir, la que comienza con el nacimiento de la planta y termina con la fase de producción de la misma; 2) la estación adulta, es decir, aquella en la que el árbol comienza a dar frutos y, en consecuencia, disminuye su desarrollo vegetativo; 3) y la estación de vejez, donde todo el vigor de la planta disminuye gradualmente, llegando a la no productividad total. Estas tres fases no tienen una duración estándar para todos los árboles y solo se pueden determinar analizando los factores ambientales en los que se encuentra el árbol y sus especies. Para una correcta y funcional poda, además de las estaciones también es útil conocer las fases del árbol, también en este caso, existen tres: 1) la fase de vegetación, que comienza en invierno y termina en primavera; 2) la fase de lignificación, que comienza cuando las yemas de los folíolos terminan su período de desarrollo y finaliza con la caída de todas las hojas, ahora desarrolladas y 3) la fase de reposo, que comienza con el otoño y finaliza cuando comienzan a ver las nuevas gemas. En la fase de vegetación el árbol comienza a producir nuevos brotes, en la fase de lignificación aumenta sus raíces y se instala en la fase de reposo. Recuerda que nunca debes podar el árbol durante la fase de lignificación sino solo durante la fase de reposo, obviamente no en los días más fríos, porque de lo contrario te arriesgarías a reducir el desarrollo posterior de la planta.


Los principales tipos de poda de árboles.

Existen seis tipos de poda en función de la finalidad que se desee que logre la planta: 1) poda agrícola, que se practica principalmente al inicio desde el crecimiento de la planta hasta que comienza a dar fruto y consiste en darle la forma deseada para adaptarlo a nuestras necesidades; 2) la poda de producción, que debe realizarse durante la estación de producción y consiste en darle a la planta el tamaño y por lo tanto la fructificación deseada; 3) poda de rejuvenecimiento, que consiste en eliminar todas las partes enfermas o dañadas de la planta; 4) reforma de la poda, que nunca se recomienda porque cambia por completo la forma del árbol y, por tanto, va en contra de cortes bruscos que la mayoría de las veces provocan un fuerte desequilibrio vegetativo; 5) poda de trasplante, que consiste en exportar las raíces rotas cuando se quiere trasplantar un árbol y finalmente encontramos 5) poda de saneamiento, que consiste en un elixir real para la planta, que se liberará de todo partes enfermas o secas. Cuando estas podas se realizan en el período invernal se definen como pertenecientes a la poda en seco. Si, por el contrario, los cortes se realizan en primavera o incluso en verano, la categoría a la que pertenece es atribuible en cambio a la poda en verde.


Poda de árboles: las técnicas y herramientas de poda más conocidas para utilizar

Analicemos ahora juntos los diferentes tipos de poda, recordando que siempre es mejor hacerlas en la fase de luna menguante.

1) Poda de las ramas: Consiste en el aclareo de las ramas sobrantes y se realiza en los dos primeros años de vida de la planta, una vez que entra en producción. Las ramas deben cortarse en la base del accesorio con otras ramas, para crear más espacio y dar más luz solar a las ramas supervivientes. Normalmente se utiliza una motosierra. El corte debe realizarse siempre partiendo de la parte que mira al suelo de la rama hasta arriba. Se realizará durante la fase de descanso vegetativo.

2) Adelgazamiento de la copa: Consiste en el aclareo de las ramitas más finas que crecen en la copa de la planta y se suele realizar con las clásicas tijeras de podar. A realizar durante la fase de descanso.

3) Corte de retorno: Se realiza podando una rama donde ha crecido sobre otra rama. Es recomendable hacerlo en la fase de reposo y utilizar masilla para cubrir las heridas reportadas a la planta con el fin de evitar infecciones. Suele realizarse con una sierra normal cortando la rama en sentido transversal.

4) Apisonado: Para realizar cuando las ramas pierden vigor, consiste en cortar las ramas que crecen en ellas dejando un trozo de ellas para estimular a la planta a crear nuevos brotes. Siempre para realizar en fase de reposo.

5) Recorte: Se utiliza para estimular la vegetación y consiste en la eliminación de la parte apical de la rama para dar más nutrición a los cogollos que crecen debajo de ella.

6) Succión: Consiste en quitar los brotes más fuertes y grandes de las ramas de la planta porque su vigor requiere más nutrición en detrimento del resto de yemas. Para realizar con tijeras simples tanto en la fase de reposo como en la de lignificación.

7) Chequeo: Consiste en retirar todos los cogollos superfluos para asegurar una mayor nutrición a los demás, también se puede hacer con las manos y se debe practicar en primavera-verano.

8) Eliminación de ramas tempranas: Se realizará con tijeras para asegurar más savia a la planta.

Durante la poda, recuerde tener siempre a mano las herramientas del oficio que consisten en 1) tijeras de podar; para cortes poco robustos se suelen utilizar tijeras de dos hojas, hoja simple o hoja de martillo. Evidentemente es bueno que estas tijeras sean ligeras y manejables para no entorpecer tu trabajo y que, por supuesto, estén afiladas de lo contrario corres el riesgo de dañar tu planta. En el mercado también hay tijeras de mango largo, muy útiles para las ramas más grandes. Para ramas más grandes se puede utilizar 2) una sierra, cuando las tijeras ya no son suficientes, que se puede cerrar, abrir o con empuñadura de pistola. La hoja no debe ser excesivamente larga y debe ser muy flexible. Finalmente, si los troncos son enormes, 3) se suele utilizar la motosierra. Otra cosa importante: recuerda tener siempre contigo masillas que te permitan curar las heridas de tus plantas después de la poda. Se utilizan para evitar infecciones en los árboles y están disponibles en versiones en spray, líquidas o en pasta.

Y para colmo, lleva siempre contigo un buen par de guantes para evitar arañazos y lesiones.


Vídeo: Poda de una pequena palma Phoenix Canariensis (Septiembre 2021).