Colecciones

Césped de bricolaje

Césped de bricolaje

PREPARACIÓN DEL SUELO Y SIEMBRA DEL CÉSPED VERDE

Para sembrar un césped verde, se deben seguir cuidadosamente algunas reglas fundamentales:

Primero hay que dejar unos 30 o 40 centímetros de tierra fértil, haciendo ligeros movimientos de tierra. Luego se quitarán las piedras y raíces que contienen la tierra, una vez finalizada la limpieza con la ayuda de la motoazada hay que ir a trabajar la tierra hasta que la tierra este blanda, este trabajo se debe realizar cuando la tierra este perfectamente seco. Finalmente, es necesario rastrillar el suelo para poder nivelarlo correctamente. Una fase de elaboración muy importante es la fertilización, que debe realizarse de forma perfectamente uniforme con fertilizantes con alto contenido en fósforo, potasio y nitrógeno, y preferiblemente también se pueden utilizar abonos maduros. Para asegurarse de que el suelo absorba el fertilizante o el estiércol, se recomienda seguir moliendo. Tampoco hay que olvidar el laminado que se obtiene con la ayuda de un rodillo especial que debe pesar al menos 100 kilos. Después de haber realizado este último proceso, se debe volver a nivelar la superficie para eliminar los huecos o baches. Después de todos estos procedimientos fundamentales puedes empezar a sembrar el césped, con la ayuda de una sembradora precisa. Luego, tendrás que rastrillar la tierra para cubrir las semillas perfectamente. Finalmente, tendrás que volver a pasar el rodillo. El primer riego debe ser gradual sin causar erosión o inundaciones que puedan comprometer el crecimiento de la ma


CUIDADO DEL GREEN MEADOW

El mantenimiento ordinario del césped incluye numerosas fases muy importantes como el corte, el riego, la fertilización y la eliminación de malas hierbas molestas.

Para un riego uniforme es recomendable adquirir e instalar un sistema de rociadores práctico y eficiente, que puede ser subterráneo o instalado en superficie, en el mercado existen tanto automáticos como manuales según tus preferencias.

Cortar el césped es muy importante, no existe una regla que determine el intervalo entre un corte y otro, este procedimiento depende sobre todo del tipo de césped sembrado, riego y fertilización. En cualquier caso, sin embargo, es aconsejable cortar el césped cada dos semanas como máximo. Se debe prestar especial atención a las cuchillas del cortacésped, de hecho, estas últimas deben estar debidamente limadas, ya que, si no son muy afiladas, comprometerán la vitalidad del césped por el deshilachado del césped, que luego amarilleará. total. Además, es aconsejable evitar cortar la hierba cuando el suelo está demasiado seco o cuando la hierba está mojada, ya que la hierba se pegará a la maquinaria lo que a su vez comprometerá el corte. El mejor momento para cortar el césped es por la noche en verano y el resto del año a primera hora de la tarde.

La fertilización es una fase imprescindible, ya que al cortar la hierba se quita el nutriente importante del césped, por lo que debemos devolverlo con fertilización. Es aconsejable abonar el césped a partir de primavera y proceder cada 5 semanas. como ya se mencionó, las sustancias necesarias son nitrógeno, potasio y fósforo. No olvides que también debemos mantener bajo control las molestas malezas, algunas se pueden eliminar con la ayuda de herramientas mecánicas, otras de pequeñas dimensiones se pueden eliminar con el escarificador. Para evitar su rebrote, es necesario en todos los casos erradicar también las raíces.


Césped de bricolaje: LAS ENFERMEDADES DEL PRATO VERDE

El césped puede ser atacado por numerosas patologías de origen fúngico, las más comunes son:

LA PODER ROSA: que ataca en invierno y se desarrolla sobre todo con un clima húmedo y un suelo con una gran cantidad de nitrógeno. Esta enfermedad afecta el césped especialmente cuando el césped está cubierto de nieve, esta patología muestra manchas redondas blanquecinas que pueden llegar a los 30 o 40 centímetros.

LA MANCHA MARRÓN: afecta preferentemente los suelos fértiles con presencia de clima cálido húmedo.

LA MACCHIA GIALLA: afecta principalmente a las superficies herbáceas del centro norte de Italia y se ve favorecida por el clima duro y, a veces, húmedo de los meses de invierno.

LA PODER FOLIAR: suele afectar al césped joven, provocando pudrición desde la raíz hasta el cuello. Esta enfermedad ataca suelos ricos en nitrógeno y con presencia de clima húmedo.

ESCLEROTINIOSIS: siempre es una enfermedad fúngica propia del clima cálido con un alto nivel de humedad, en este caso afecta a suelos pobres en nitrógeno.

EL HILO ROJO: tiene manchas redondas de unos 15-20 centímetros, de color rojo y afecta especialmente en otoño y primavera.

Estas enfermedades se pueden combatir primero cortando cuidadosamente el césped y luego procediendo con tratamientos específicos con fungicidas de amplio espectro.


Vídeo: 8 consejos prácticos para cuidar el césped de tu jardín durante todo el año. LdN (Octubre 2021).