Información

Casas inclinadas

Casas inclinadas

Casas inclinadas

Las casas inclinadas son una buena solución para ahorrar espacio cuando tienes un jardín o un espacio abierto, que debe mantenerse de forma continua con herramientas de cualquier tipo. De hecho, se utilizan para guardar herramientas (que pueden ir desde simples herramientas de jardinería, como escobas, palas ... hasta herramientas motorizadas) en un espacio resguardado y separado. De esta manera, el casa inclinada se convierte en el lugar ideal para guardar las herramientas que siempre quieres tener a mano, pero al mismo tiempo quieres mantenerlas separadas del resto de la casa.

UNA casa inclinada se puede construir principalmente en madera o metal, aunque los haya de plástico (menos habituales). Los de madera son, en general, mucho más elegantes que los de metal, ya que también son más cómodos y manejables, así como mucho más sensibles al entorno circundante. De hecho, para mejorar su adaptación estética al entorno en el que se colocarán, es una práctica habitual pintar las casas según el color y estilo que se desee para integrarlas muy bien en el contorno paisajístico de cada jardín (o de cualquier otro espacio abierto). Por este motivo, se pueden construir con la técnica clásica del "hágalo usted mismo" o se pueden comprar confeccionados: en ambos casos, sin embargo, es aconsejable seguir estrictamente la legislación de construcción, ya que de lo contrario podría haber riesgo de desautorización. Alternativamente a las dos primeras opciones, es posible comprar un kit de montaje para una casa inclinada (existen varios precios, según el tipo de material y tamaño).

A nivel nacional italiano y europeo, el casas inclinadas en verdad, no reconocen una amplia difusión, a diferencia de otros países (como América) que han reconocido su utilidad a lo largo del tiempo, y donde incluso se construyen en dos o más niveles de altura.


Casas inclinadas - casa inclinada">Tipos de casas inclinadas

Los tipos habituales de viviendas adosadas son aquellas que apoyan la parte trasera contra un muro de la vivienda, de forma que se garantice una mejor estabilidad y un anclaje más rápido, mediante tacos adecuados (fácilmente disponibles en el mercado). De esta forma, se puede construir un cobertizo de jardín para ser utilizado no solo como cobertizo de herramientas, sino también como trastero, almacén de madera y diversas herramientas. De este tipo de casas hay muchas otras y de diversos tamaños, aptas para diversos fines, como las casas específicamente aptas para la madera, o los galpones para herramientas, o incluso las casas utilizadas de forma original para los niños.

Además de las casas inclinadas más clásicas, el mercado ofrece hoy en día casas estructuradas en paneles, fáciles de montar y desmontar, que se pueden utilizar cómodamente durante un camping u otros eventos similares.


Regulaciones

En lo que respecta a la normativa vigente en materia de construcción de viviendas, mientras que para las viviendas no ancladas al suelo no hay obligación reglamentaria que se respete (si tienen carácter de temporal), las viviendas tipo adosado están siempre ancladas al suelo y por esta razón requiere el consentimiento de la Oficina Técnica de su propio Municipio. En cada municipio existen normas específicas y diferentes a respetar, cobros y límites, por lo que los costes y características de una casa pequeña pueden variar mucho según el municipio de referencia.

Por estos motivos es recomendable solicitar primero un Permiso de Obra para obtener y publicar el DIA (la Notificación de Inicio de Actividades) siempre a través de la Oficina Técnica del Municipio. Debe presentarse al menos 30 días antes del inicio de las obras, junto con un informe del proyecto que será evaluado de acuerdo con las normas de seguridad.


Cómo construir una casa pequeña

Lo primero que hay que hacer para construir una casa pequeña es, naturalmente, obtener los materiales a partir de los cuales la construiremos. Si suponemos que necesitamos construir una casa inclinada para herramientas, necesitaremos: 6 postes de sección cuadrada, cuentas de abeto crudo, 5 vigas, clavos, tejas bituminosas canadienses, martillo, sierra circular, nivel, plomada, impregnación de agua y cepillos para productos a base de agua (las medidas de todas estas herramientas pueden variar según sus necesidades).

Una vez reunidas todas las herramientas necesarias, y después de haber establecido sobre qué apoyará la casa, primero se fijarán los postes al suelo (si el suelo es de hormigón se utilizarán anclajes de expansión para la fijación). A continuación, los postes se conectarán entre sí a través de dos vigas y se utilizarán otras dos vigas para formar el marco del techo y dar cierta estabilidad a toda la estructura. Posteriormente se clavarán las cuentas de abeto, empezando por las laterales en la parte inferior y empezando por la pared en la que se apoya la casa. Una vez clavados todos los talones, el techo inclinado se cortará en ángulo con la sierra circular. Finalmente, se clavarán los cordones de la parte delantera de la casa y los lados restantes, cuidando de cortarlos en su caso para dejar espacio para la abertura de la puerta que se insertará con dos jambas y arquitrabe relativo.



Vídeo: video 3d Casa Ladera (Septiembre 2021).