Colecciones

Diseño verde

Diseño verde

Planificación ecológica: ayuda de Internet

No todo el mundo sabe que el diseño ecológico también se puede realizar online. A través del programa Garden Puzzle, de hecho, puedes contar con un editor online que te permite seleccionar el escenario que consideres más adecuado a tus necesidades, agregando, en virtud de arrastrar y soltar, los diferentes elementos como plantas, parterres, vallas, flores, césped, árboles, paredes, etc. También existe la posibilidad de subir una foto para poder observar la evolución del medio ambiente durante las cuatro estaciones. Es, como puedes adivinar, una herramienta muy útil, también porque no requiere registro y es totalmente gratuita.

Por supuesto, siempre puede optar por diseñar de forma independiente, sin programas descargados de la web. En este sentido, el primer elemento a evaluar se refiere, simplemente, al destino del jardín: es decir, ¿quién utilizará esos espacios? ¿Una familia numerosa, con hijos o un niño soltero que suele recibir amigos? ¿Una persona con muchos animales o una persona que ama los jardines? Su creación depende obviamente de la funcionalidad del jardín: por ejemplo, en presencia de perros será recomendable encerrar los cultivos más delicados, para evitar que se arruinen; en presencia de los niños, sin embargo, podría ser útil dedicar un rincón a los juegos de los más pequeños, instalando columpios o toboganes.


Que plantas elegir

Sin embargo, antes que nada, debemos pensar en el componente vegetal: desde el césped hasta los árboles, desde los arbustos hasta los setos, un jardín se caracteriza, en primer lugar, por las plantas. Si necesitas privacidad y quieres proteger el espacio de miradas indiscretas, puedes optar por setos altos a lo largo del perímetro, que entre otras cosas también tendrán un efecto fonoabsorbente, reduciendo el ruido proveniente de la calle, y permitirá contrastar el ráfagas de viento más fuertes. La planificación, en cualquier caso, no puede dejar de tener en cuenta el estilo que se quiere asignar al entorno: se puede optar, por ejemplo, por un jardín inglés con un estanque, un riachuelo u otro riachuelo; o para un jardín minimalista, con pocas plantas, destinado a realzar las formas de la arquitectura circundante; o nuevamente, para un jardín de rocas, caracterizado por piedras y cantos rodados, con plantas acostumbradas a vivir en condiciones áridas y con un clima seco. Las soluciones disponibles, como ves, son numerosas y todo depende de los gustos personales.


Evaluar el presupuesto disponible

Por supuesto, también es necesario evaluar el presupuesto disponible y las posibilidades económicas: dependiendo de la cantidad de dinero que seas capaz de gastar, puedes centrarte en especies caras (por ejemplo suculentas raras) o menos caras, que requieren más o menos mantenimiento. menos conveniente. El mantenimiento merece ser revisado con antelación: en el sentido de que si eres consciente de no poder cuidar el jardín de forma constante y frecuente, será bueno elegir plantas sin necesidades especiales, capaces de vivir sin problemas incluso durante días y días sin agua. . Desde este punto de vista, las especies más "autónomas" son las suculentas.

El diseño del green, en cambio, depende del estado inicial del entorno sobre el que sea necesario intervenir: en el sentido de que podría ser un jardín a construir desde cero, desde cero, y en este caso hay más margen de maniobra; o un jardín que ya existe, pero abandonado y descuidado, y por lo tanto diseñado desde cero. En este segundo caso, puede comenzar desde una base inicial (por ejemplo, si el césped está en buenas condiciones, no será necesario sembrarlo, siempre que compruebe si hay malezas), y comprobar qué conservar del jardín antiguo. Por ejemplo, sería una lástima talar un árbol nacido hace décadas y décadas (también desde el punto de vista del valor económico del jardín), pero esa elección resultaría indispensable si ese árbol estuviera enfermo (con el riesgo de que la enfermedad se propague a otras plantas).


La importancia del contexto: estilo y colores

Al planificar la creación del jardín y la subdivisión de los espacios, no se debe olvidar pensar en un camino o camino, posiblemente bordeado por setos, piedras o bordillos, que conduzca a la entrada. Se puede realizar con baldosas, grava o guijarros, o con un material que recuerde al hogar. En este sentido, sería importante intentar introducir el jardín en el contexto ambiental existente de forma equilibrada y armoniosa, evitando discrepancias tanto cromáticas como de estilo. La búsqueda de una proporción estética significa, por ejemplo, evitar combinar un jardín rústico (con plantas y sillas de madera) con una casa minimalista y ultramoderna; pero también para elegir plantas cuyos colores resalten las sombras de las paredes del edificio. Evidentemente, se trata de pequeños trucos que mezclan el componente estético y el componente funcional, pero que resultan imprescindibles cuando el diseño se hace realidad.

En conclusión, cabe precisar que las condiciones climáticas de la zona también ejercen una influencia significativa en la creación del jardín: la abundancia y frecuencia de las lluvias, las temperaturas de verano e invierno, el grado de humedad del aire y el La presencia e intensidad de los vientos son factores que pueden orientar la elección en una u otra dirección. No todas las plantas sobreviven en las mismas condiciones: conocerlas de antemano, por tanto, te permitirá crear un jardín exuberante y saludable.

Ver el vídeo



Vídeo: DISEÑO VERDE Y NEGRO. 3D BÁSICO (Junio 2021).