Interesante

Lisianthus blanco

Lisianthus blanco

Características del Lisianthus blanco

White Lisianthus, perteneciente a la familia botánica de las Gentianaceae y al género Eustoma, es una planta herbácea semirústica anual, si se cultiva al aire libre para el comercio de flores cortadas, y perenne si se mantiene en macetas en el apartamento, con fines ornamentales. Lisianthus es muy apreciado por su apariencia elegante y simple y se usa ampliamente para la decoración de bodas, primeras comuniones y otras celebraciones. La planta es originaria de América, en particular del sur de Estados Unidos y México, por lo tanto países con un clima cálido. Tiene un crecimiento lento y sus tallos generalmente miden unos 50 cm de largo, delgados y flexibles, cubiertos de hojas lanceoladas y cerosas de color verde azulado. Las flores blancas son grandes y florecen en las puntas de los tallos. La floración de Lisianthus ocurre entre primavera y verano.


Posicionamiento, clima y reproducción

Lisianthus ama un clima moderado, necesita mucha luz y teme el frío intenso y las lluvias. Sin embargo, es necesario evitar la luz solar directa, preferir la sombra parcial, no mantener la planta cerca y fuentes de calor y no someterla a corrientes de aire. La temperatura ideal de crecimiento es entre 18 y 22 grados y nunca inferior a 17. La multiplicación de Lisianthus blanco ocurre por semilla o por división de los mechones. La siembra se realizará en cajas en invierno, hacia finales de febrero, dejando el suelo en un lugar resguardado, a una temperatura suave, hasta que las semillas estén completamente germinadas. Este tipo de reproducción asegura el mejor éxito, dando lugar a una floración exuberante en el período estival. En cambio, la división de los mechones se realiza en primavera replantando las partes de la planta.


Suelo, fertilizante y riego.

La planta requiere un suelo suelto, rico en sustancias orgánicas, compuesto por 2 partes de tierra, 1 de turba y 1 de arena, para un buen drenaje que evite el estancamiento de agua que provoca la pudrición de las raíces. La fertilización se realiza en primavera, cada 20 días, utilizando un fertilizante para plantas con flores diluido en el agua de riego, siguiendo las instrucciones del fabricante. Los fertilizantes pobres en fósforo y ricos en microelementos como el hierro son ideales. Lisianthus necesita ser regado con frecuencia pero no en exceso, especialmente en primavera y verano. Es necesario aportar agua a la planta para mantener siempre la tierra ligeramente húmeda, evitando que se seque demasiado, cuidando de no mojar demasiado las flores. En la temporada de invierno, el riego será ocasional. Se recomienda rociar agua desmineralizada sobre las hojas.


Otras precauciones y enfermedades

La planta no requiere una poda real sino solo la precaución de quitar las flores marchitas y las partes dañadas. Lisianthus cultivado al aire libre, como planta anual, no requiere trasplante. En cambio, cuando se mantiene en interior, como planta perenne, es necesario trasplantarla cada dos o tres años, utilizando una maceta un poco más grande. En cualquier caso, el diámetro máximo del recipiente será de 20 cm. La planta puede verse afectada por diversas enfermedades fúngicas, incluido el moho blanco, también llamado mildiú polvoriento, que se manifiesta como moho blanco. Lisianthus también está sujeto al peligroso ataque de los ácaros, como los ácaros, las cochinillas y varios pulgones. Las larvas mineras de lepidópteros también causan graves daños a la planta. Dependiendo de la enfermedad, será apropiado utilizar productos fungicidas e insecticidas específicos.



Vídeo: Осоки лучшие сорта. Ландшафтный дизайн. 18+ (Octubre 2021).