Interesante

Cultivo de fresa

Cultivo de fresa

Cultivo de fresa, cuando regar

El cultivo de fresas puede realizarse con éxito incluso por aquellos que no tienen conocimientos particulares de jardinería. Un riego adecuado es fundamental para evitar la aparición de enfermedades peligrosas que también podrían provocar la muerte de la planta. Las fresas nunca deben dejarse en un suelo que se seque durante mucho tiempo. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente utilizar mantillo, utilizando láminas de nailon o material natural. Esta técnica mantiene un nivel óptimo de humedad. El riego debe realizarse con mucho cuidado de no mojar las hojas que podrían dañarse por la acción de los rayos solares. El mejor momento para regar es temprano en la mañana o en la noche cuando el sol está a punto de ponerse. De esta forma el agua se evapora más constantemente y la humedad se mantiene regular.


Cómo cuidar las fresas

La primera evaluación a realizar es la elección del tipo de fresa. La variedad que florece solo una vez al año es especialmente adecuada para quienes pretenden realizar una sola cosecha, quizás para preparar conservas y mermeladas. Aquellos que prefieran consumir fresas durante más tiempo optarán por las variedades remontantes. Algunas especies de fresas se producen de forma intensiva a partir del año siguiente, después de haber pasado la estación fría. Puede resultar útil recurrir a la compra de una planta pequeña pero ya desarrollada, fácilmente disponible en una tienda de jardinería. Podemos cultivarlo en macetas o en el jardín, con la primera solución muy práctica para eliminar las malas hierbas. Las fresas deben plantarse a una distancia mínima de 25 cm entre sí. Una recomendación importante para quienes cultivan un buen número de plántulas es protegerlas con una red especial porque hasta las aves están ávidas de nuestras deliciosas fresas.


Fertilización de fresas

La fresa necesita un suelo rico en materia orgánica. Podemos prepararlo de antemano utilizando compost natural. Es importante evitar exagerar la fertilización ya que la planta podría sufrir daños irreparables. La principal recomendación respecto al suelo es que esté bastante suelto y que permita, sobre todo, una óptima absorción del agua sin estancamientos. Las raíces de la planta de fresa son muy poco profundas, por lo que es una buena idea proteger el suelo. El mulching es la técnica ideal, tanto en términos de humedad como para mantener alejadas las malas hierbas que le quitan importantes nutrientes a la planta. En general, se usa la hoja de nailon negro, pero para un cultivo de bricolaje, el mantillo de recuperación natural compuesto de hojas y corteza también está bien.


Exposición y enfermedades

El cultivo de la fresa debe realizarse a pleno sol, en una parte del jardín donde haya radiación solar directa la mayor parte del día. Incluso las plántulas de fresa en macetas deben colocarse en un balcón o, en cualquier caso, en un lugar luminoso. La solución de cultivar en macetas, para quienes no necesitan producir grandes cantidades, es particularmente interesante porque se puede mover la plántula de fresa protegiéndola del frío y el sol excesivo en la estación más calurosa. Las fresas pueden ser atacadas por hongos y enfermedades. La primera precaución que debe tomar cuando observe anomalías como la podredumbre es detener el riego, ya que lo más probable es que exageremos con el suministro de agua. Corregir la frecuencia y la cantidad debería ser suficiente para resolver el problema. En el caso de que la fresa se cubra con una especie de polvo blanco, podría deberse al mildiú polvoriento. Otros problemas pueden estar relacionados con pulgones, insectos y caracoles.

Ver el vídeo



Vídeo: Las cinco claves de éxito en el cultivo de fresa (Octubre 2021).