Colecciones

Cómo cultivar berenjenas en macetas en el balcón.

Cómo cultivar berenjenas en macetas en el balcón.

Cómo cultivar berenjenas en macetas en el balcón.

El cultivo de hortalizas en el balcón se ha puesto de moda porque parte de una necesidad cada vez más común de las personas que viven en la ciudad, es decir, tener hortalizas frescas, de temporada y posiblemente cultivadas sin el uso de pesticidas u otros productos tóxicos.

Efectivamente, en el balcón, con algo de atención y un poco de experiencia, tienes la oportunidad de cultivar personalmente algunas plantas y disfrutar del genuino producto de nuestro trabajo. Solo tienes disponibles unas macetas con buena tierra para probar el cultivo de berenjenas, una especie que necesita temperaturas cálidas, exposición al sol y un suelo rico en sustancia orgánica ... pero para todos los detalles lee los siguientes párrafos.


Elección de contenedor

La elección del recipiente es fundamental. La berenjena es de hecho una planta extremadamente vigorosa y, para dar una cosecha abundante, requiere grandes espacios. Aquellos que quieran cultivarlo en el balcón pueden optar por variedades pequeñas o elegir contenedores muy grandes.

Nunca bajamos de los 35 cm de diámetro y profundidad, aunque para mejores resultados es bueno mantenerse por encima de los 40 en todas las direcciones.

Los mejores materiales son el plástico y la madera. El primero, además de barato, no es muy transpirable. Nos ayudará en verano a evitar que la tierra se seque demasiado pronto.

Por otro lado, la madera es un excelente aislante, manteniendo el suelo fresco por más tiempo.


Variedades de berenjena de balcón.

A la hora de elegir berenjenas para el balcón es bueno apostar por variedades pequeñas o medianas. Algunos incluso han sido especialmente diseñados: por ejemplo, el Slim Jim, que produce racimos de pequeños frutos alargados, el Red Ruffled, el “Patio Mixed” y el Ophelia F1 son hermosos.

Alternativamente, las variedades alargadas son generalmente más pequeñas, al igual que las de fruta blanca.

Al no poder cultivar muchos ejemplares, también recomendamos, si compras las plántulas, recurrir a las injertadas: resisten mejor las enfermedades de las raíces y dan cosechas enormemente más abundantes.


Exposición y clima

Para crecer y dar fruto, necesitan luz y sobre todo calor. El clima ideal debe tener temperaturas diurnas entre 22 y 26 ° C y temperaturas nocturnas entre 15 y 18 ° C. El mayor peligro son los cambios de temperatura que pueden provocar el aborto de las flores y dañar las puntas. En el norte y en las zonas alpinas, hasta junio, es bueno mantener las macetas cerca de una pared cálida y protegerlas durante la noche con una tela especial, en caso de que haya un período fresco.

El calor excesivo casi nunca es un problema si se complementa con un riego frecuente. Sin embargo, puede provocar la aparición de arañas rojas, especialmente en balcones.


Composición de suelo y maceta

Como todas las solanáceas, requiere de sustratos ricos en materia orgánica y capaces de mantenerse frescos durante mucho tiempo, pero también de buen drenaje. Lo ideal es crear la mezcla usted mismo combinando 3 partes de tierra de campo, 2 partes de compost y una parte de arena gruesa. Por cada 10 litros de tierra añadimos unos 30 g de estiércol y una cucharada de granulado de liberación lenta para verduras, rico en potasio.

Es muy importante crear una capa de drenaje gruesa en el fondo, a base de arcilla expandida.


Riego

La berenjena requiere riego regular, especialmente en las primeras etapas de desarrollo y en el momento del cuajado. Te recomendamos que distribuyas el agua con regularidad, evitando que el suelo se seque por completo. Sin embargo, es absolutamente necesario evitar mojar las hojas y el collar para evitar la aparición de criptogamas y pudrición. El platillo puede ser útil en las épocas más calurosas, vaciémoslo siempre hasta junio.


Fertilización

Para dar una cosecha abundante, la berenjena requiere un suelo extremadamente rico en materia orgánica y un gran aporte de nutrientes. Lo ideal es mezclar el estiércol enharinado o granulado al suelo inicial, junto con granulado de liberación lenta. Por lo general, esta ingesta es suficiente durante los primeros tres meses. Posteriormente podemos optar por volver a distribuir el granulado o utilizar un producto líquido.

Son realmente efectivos en el momento del crecimiento y maduración del fruto. Son excelentes para plantas con flores, con un alto contenido en potasio. Podemos distribuirlos según las dosis y tiempos indicados en la etiqueta o diluirlos al máximo y añadirlos al agua de riego diaria.

Por ejemplo, se obtienen excelentes resultados si hay una distribución continua gracias a los sistemas de riego automático, que ahora están muy extendidos en los balcones.


Precauciones

En macetas es importante apoyar la planta, evitar que crezca demasiado y optimizar su rendimiento. Se recomienda el uso de un corsé y la cobertura apical, cuando se hayan alcanzado los 40 cm de altura. Una mayor cobertura lateral aumentará el macollamiento y la producción de flores y frutos.


Colección de parásitos y enfermedades.

La recolección se realiza antes de la maduración: la pulpa debe estar muy firme, pero las semillas aún no deben haberse desarrollado.

Parásitos y enfermedades

Los parásitos más comunes son los escarabajos de Colorado, trips, moscas blancas, pulgones y chinches: luchemos contra ellos con productos a base de piretro natural o macerados. La araña roja es frecuente en el balcón, especialmente en las variedades de hoja oscura: evitámosla, si es posible. Una buena prevención implica mantener una alta humedad y una posible sombra leve por la tarde.

Las pudriciones y la botritis se previenen evitando el estancamiento y no mojando las hojas.

Ver el vídeo



Vídeo: Cómo cultivar patatas en tu casaBalcón comestible (Septiembre 2021).