Información

Área del proyecto: área del proyecto en las Ceres Unitarias, didáctica para proyectos, ejemplos del área del proyecto

Área del proyecto: área del proyecto en las Ceres Unitarias, didáctica para proyectos, ejemplos del área del proyecto

El área del proyecto en el Ceres unitario

El proyecto unitario Ceres prevé la activación de un área de proyecto durante tres horas por semana en la quinta clase. Dentro de este espacio, las lecciones no se imparten de la manera tradicional, ya que los maestros deben desarrollar habilidades en los niños que normalmente no se estimulan en la enseñanza normal, a través de su participación activa en el establecimiento de objetivos y la organización del trabajo.
La didáctica para proyectos coloca al estudiante frente a problemas reales que deben resolverse activando una serie de habilidades no necesariamente relacionadas con las disciplinas.
Si la mejor manera de aprender es encontrarse con un problema real que resolver, es por eso que se han desarrollado varias estrategias que ahora se agrupan bajo el nombre de enseñanza activa (pasantía en la empresa, enseñanza del proyecto). Estas actividades tienen en común el objetivo de involucrar a los estudiantes, también emocionalmente, y de pedirles una actitud activa, de aprender en situaciones extracurriculares.

Características y objetivos de la enseñanza para proyectos.

La didáctica para proyectos coloca al estudiante frente a problemas reales que deben resolverse activando una serie de habilidades no necesariamente relacionadas con las disciplinas.
Más concretamente, cada tipo de proyecto, para ser realmente tal, debe estar calificado para algunas características específicas:
1. Termine siempre con un producto cuyas características y uso se hayan definido inicialmente; De esta forma, la experiencia adquiere características concretas y los estudiantes se acostumbran a respetar sus compromisos.
2. Articularse en una serie de actividades de varios tipos de las cuales, al menos algunas, no representan una simple aplicación de procedimientos estandarizados; de esta forma se evita la repetición mecánica de prácticas ya probadas, se garantiza la interdisciplinariedad y se induce a los estudiantes a recurrir no solo a su conocimiento escolar sino también al conocimiento extracurricular.
3. Involucre a los estudiantes en todas las decisiones importantes, desde la definición del tema hasta la discusión de los términos del contrato y la elección de las metodologías. Está claro que esta participación puede, en algunos casos, por ejemplo en la elección de metodologías, limitarse a información oportuna y una explicación de los motivos que llevaron a la elección; al definir el tema o al discutir los términos del contrato, por otro lado, los estudiantes deberán y tendrán que hacer propuestas u objeciones concretas para imponer modificaciones.
4. Realizar como trabajo grupal; de hecho, una gran parte del significado y la efectividad formativa de esta práctica se perdería si faltara el aspecto de colaboración, comparación y solidaridad.
5. Provocar un cambio en el comportamiento de los alumnos y profesores y, en consecuencia, en sus relaciones mutuas. Esto significa pedirles a los estudiantes que desarrollen autonomía, creatividad, un sentido de responsabilidad; los maestros se levantarán metafóricamente de la silla y se mezclarán con sus alumnos para una confrontación en la que la mayor experiencia y el conocimiento más amplio no aplastan la voluntad de colaborar y los diferentes puntos de vista.
La experiencia de una didáctica para proyectos y la activación de un Área de Proyecto específica responden, o más bien pueden responder si se llevan a cabo correctamente, tanto a la necesidad de operar sobre la base de la motivación y, por lo tanto, de la participación de los estudiantes como del logro. de objetivos formativos coherentes con la demanda actual de la empresa y de la realidad económico-productiva. La didáctica de los proyectos, para alcanzar sus objetivos, se desarrolla según opciones específicas:
- Le da al estudiante un papel activo y de liderazgo, mejora los conocimientos, habilidades y habilidades que ya posee, estimula su creatividad y espíritu de iniciativa, lo lleva a asumir la responsabilidad.
- Comienza con la motivación del estudiante y lo apoya ofreciéndole una actividad dirigida a un resultado, permitiéndole diferenciar su papel del de los demás, satisfaciendo su aspiración a la autonomía e independencia y su deseo de exploración, de descubrimiento.
- Pide al alumno que asuma la responsabilidad de lograr el resultado del proyecto y con respecto a su propio itinerario de aprendizaje, del cual se siente responsable.
- Conduce al alumno a evaluar sus fortalezas y debilidades, mejorar su potencial y sus aptitudes, tomar decisiones para resolver problemas, adquirir autonomía, aumentar su autoconfianza con el consiguiente aumento del nivel de autoestima.
- Acostumbrar al alumno a trabajar en grupo, autodisciplinado, comparando su punto de vista con el de los demás, presentando sus ideas a la validación grupal, aceptando diferentes ideas y reconociendo el valor de los diferentes roles en el grupo.
- Acostumbrar al alumno a evaluar los recursos disponibles, gestionarlos, planificar el trabajo, cumplir los plazos, llegar al resultado.
- Acostumbrar al alumno a buscar información, comunicarse, negociar.
- Promueve el desarrollo, desde el muro del alumno, de habilidades transversales y la adquisición de habilidades operativas.

Fases de realización de un proyecto.

En analogía con lo que sucede en el mundo del trabajo, el camino está segmentado en algunas fases.
En la primera fase de preparación / diseño, se definen los propósitos generales, se investiga al cliente, se identifica el tema, se establecen las características y el uso del producto, los tiempos de entrega y los recursos humanos y materiales necesarios. Un cliente externo, público o privado, aumenta la efectividad de la capacitación de los proyectos, ya que pasa de una situación de simulación, típica de casi todos los ejercicios escolares, a una experiencia similar a una actividad profesional real. A menudo, cuando no es posible identificar a un cliente externo, la escuela asume este papel, elaborando un contrato formal con las clases.
El tema puede abordar tanto problemas relacionados con las disciplinas de orientación o con sectores de producción particulares como problemas ambientales, históricos, etc. más generales. Para estimular los intereses y expectativas de los estudiantes, el tema a tratar debe ser complejo, concreto y de relevancia local. La complejidad requiere la activación de habilidades / habilidades multidisciplinarias, la concreción y la relevancia local también requieren trabajo de campo y una relación orgánica con el territorio. Desde un punto de vista metodológico, una actividad de este tipo debe provocar una innovación educativa: de hecho, los docentes y los estudiantes deben adoptar actitudes flexibles, específicas de la investigación, para adaptar el camino a las situaciones que pueden surgir durante el trabajo, para utilizar recursos locales como herramientas de capacitación.
El producto puede ser de una naturaleza muy diferente: un procedimiento administrativo, un folleto ilustrativo, la producción de software, una exposición de sensibilización, la campaña para el lanzamiento de un nuevo producto, un objeto material. Sin embargo, lo esencial es que representa un objeto concreto para la realización de lo que todos los participantes del grupo han contribuido.
Para el éxito de un proyecto es necesario establecer de inmediato, aunque de manera amplia, los tiempos, espacios, recursos materiales y humanos necesarios. No prever estos aspectos puede ralentizar o incluso interrumpir el trabajo y provocar sentimientos de desconfianza y frustración en el grupo.
En la fase de diseño, los maestros generalmente toman las decisiones más importantes; sin embargo, para motivar a los estudiantes al proyecto, es apropiado involucrarlos desde el principio, explicando los criterios y las razones de las elecciones realizadas y haciéndolos participar en algunas decisiones.
En la siguiente fase de producción, se deja el mayor espacio posible a la creatividad y la autonomía de los estudiantes. Deben identificar las herramientas, distribuir las tareas, predecir los tiempos y métodos de trabajo, establecer las características del producto. Para evitar la marginación de algunos, el trabajo debe realizarse en grupos de no más de 5-6 estudiantes. En esta fase, los docentes no desempeñan un papel directivo: están obligados a supervisar el progreso del trabajo, mantener la dinámica relacional en los grupos bajo control, facilitar las relaciones con el territorio pero no influir en el progreso del trabajo.
Es muy útil, de hecho indispensable, que se produzca una documentación analítica del progreso del trabajo, el diario y un informe final. El diario no solo informa los aspectos técnicos, sino también los aspectos relacionales del trabajo; permite a los estudiantes revisar críticamente los motivos de algunas decisiones, reflexionar sobre lo que han hecho, recordar los términos de una discusión, el material y las herramientas utilizadas, las dificultades encontradas, los errores cometidos. El diario también puede facilitar a los maestros, durante la evaluación, identificar las transformaciones que ocurren gradualmente en los estudiantes, tanto en lo que respecta a su comportamiento como al uso de sus conocimientos.
El informe final resume las etapas del trabajo e ilustra los resultados logrados; representa el documento concluyente del trabajo realizado y puede usarse para diferentes propósitos: sirve para socializar la experiencia en la escuela y en el territorio, puede convertirse en el punto de partida o el modelo para otros proyectos; finalmente, es una contribución indispensable al evaluar.
Finalmente, la evaluación de la efectividad didáctica de un proyecto es una operación que difiere significativamente de una evaluación tradicional. De hecho, para evaluar un proyecto, la atención no se centra en el estudiante, sino en el proceso, en el producto y en la comunicación. Evaluar el proceso significa tener en cuenta la validez de la programación, el proceso de trabajo en su conjunto y, en lo que respecta al alumno, el desarrollo de habilidades transversales relacionadas con el comportamiento.
Para la evaluación del producto, no solo se tienen en cuenta sus características, sino también el componente de creatividad y planificación que permitió su realización. Esta operación implica dos momentos: validación y presentación. La validación la realiza un pequeño grupo de personas y comprueba si el producto tiene los requisitos requeridos. En cambio, la presentación es una iniciativa, abierta al territorio, que involucra a un gran número de personas. Una experiencia de este tipo asume una gran importancia para los estudiantes porque la conciencia de que su trabajo estará sujeto al juicio de una gran audiencia los lleva a un mayor compromiso.

Algunas experiencias significativas:
- Camino Metato en Vallombrosa - como. 2000/01 Clase 5E Maestros: L. Messana y M. Salvaterra
- Proyecto gallo negro - aa.ss. 2003/04 2004/05 Clases Docentes 5D: M. Giannone y M. Salvaterra
- Vamos a encender la oscuridad - como. Profesores de clase 5B 2007/08: A. Baldini y L. Messana


Vídeo: SEMINARIO: INTRODUCCIÓN A LA GESTIÓN DE PROYECTOS BASADOS EN EL PMBOK 6ta Edición (Junio 2021).