Información

Libro Blanco sobre Educación Agrícola: 'La parábola de la educación agrícola' por Giuseppe Murolo

Libro Blanco sobre Educación Agrícola: 'La parábola de la educación agrícola' por Giuseppe Murolo

Las actividades técnico-didácticas de los institutos.

La naturaleza específica de la organización de las escuelas de agricultura permitió alcanzar resultados notables, señalados en el pasado por Credaro, Martimazzoli, Croce, Luzzato, Einaudi.
Estas eran posibilidades, puestas en funcionamiento por un alto grado de autonomía, para colaborar intensamente con la Universidad, con la experimentación, con el mundo agrícola.
Las consecuencias de esta especificidad influyeron tanto en la acción didáctica como en el nivel técnico: muchos estudiantes de los institutos agrícolas primero se convirtieron en maestros en el mismo, luego pasaron a cátedras universitarias o en puestos de gran importancia en las administraciones públicas o en organismos privados. Los nombres de París, Carpentieri, De Cillis, Cavazza, Briganti, Dalmasso, Avanzi, Ferraris, Morettini, Trotter, Peglion, Marescalchi, Sostegni, son parte de la historia del progreso agrícola en nuestro país; todavía son confirmados recientemente por los valientes maestros de la Facultad de Agricultura, tanto italianos como extranjeros, que se capacitaron en nuestras escuelas: G. Russo, G Amadei, Zucconi, B. Pastena, R. Provvidenti, virólogo, profesor emérito Universidad de Cornell, P. Lombardi, C. Cupo, F. Rizzo, A. Marinelli, DE Fazio, ...
La efectividad de la acción didáctica surgió de un equilibrio equilibrado entre los aspectos teóricos y la actividad práctica y permitió objetivos que habrían sido difíciles de alcanzar con un enfoque diferente y una estructuración modificada de los momentos de entrenamiento.
En el nivel teórico, es suficiente recordar los estudios de Avanzi sobre cereales y solanáceas, los estudios ampelográficos de Carlucci y Dalmasso, sobre las diferentes formas de vinificación de Sostegni y Sannino, sobre los métodos de análisis de París, sobre las uvas de mesa de G. Palieri y B. Pastena , en los parásitos vegetales de Ferraris, en los líquenes y en la cecidología de Trotter, en la resistencia de la vid a la piedra caliza por Briganti, Carpentieri y Vannuccini, en la morfofisiología y genética de la vid de L. Manzoni, en la genética del melocotón de Morettni.
En las últimas décadas, el ritmo de las actividades integradoras, de enlace e intercambio ha aumentado. Además de las muchas conexiones con escuelas individuales en otros países, mencionamos la acción sistemática, continua y efectiva llevada a cabo dentro de la organización europea internacional sobre enseñanza agrícola, que ve intercambios periódicos de experiencias entre maestros y directores de diferentes institutos.
Se celebraron conferencias internacionales en Bruselas, Estrasburgo, Helsinki. Kreims (Austria), Dijon en lENESAD, Aviñón, Kiel, Copenhague, Maastricht, Locorotondo, Remedello, Berlín, Edimburgo, Cannington (Bristol), durante el cual se discutieron problemas relacionados con organizaciones curriculares, didácticas disciplinarias, correspondencia entre calificaciones , organización de etapas, reconocimiento de pasantías, hasta la elaboración de una carta europea de enseñanza agrícola.
Se han realizado colaboraciones muy rentables con los proyectos de Petra y Leonardo con Portugal, España, Grecia, Inglaterra, Francia, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Suecia, en los que han participado activamente institutos técnicos y profesionales.
Una rica documentación, también multimedia, da testimonio de muchos compromisos y pone a disposición material muy útil tanto para los contenidos como para las rutas ilustradas, ampliamente probadas.
Las actividades de intercambio con muchos países, incluida Albania, se llevaron a cabo sistemáticamente. Los campus europeos sobre el medio ambiente y la arquitectura rural, activados en pleno verano, han recibido un amplio y autorizado consenso, ya que las universidades e institutos de gran prestigio han participado en estos proyectos.
Todo esto se ha logrado no tanto con el apoyo de la administración central, a menudo indiferente a las diversas iniciativas, sino por el compromiso de los directores y maestros que han logrado involucrar a las autoridades locales y movilizar recursos privados para proporcionar a los estudiantes oportunidades para nuevas experiencias y para institutos de consenso y prestigio.
Otra actividad que involucró a institutos técnicos y profesionales fue la de concursos de vinos que revelaron una emulación viva entre escuelas en la presentación de vinos y licores de diferentes tipos. Lecce, Locorotondo, S. Michele allAdige, Palermo fueron los lugares de celebración de estas reuniones, en las que participaron como observadores, directores y maestros de escuelas secundarias agrícolas francesas como Aviñón y Nimes.
Estas múltiples actividades han significado que las instituciones agrícolas italianas se hayan hecho muy conocidas en los diversos países de la UE y hayan sido invitadas a conferencias, cursos de actualización, seminarios técnicos y pedagógicos. Entre los muchos recordamos el curso de ecología agrícola realizado en Copenhague hace cuatro años, con la participación de profesores de toda Europa y con la dirección encomendada a Italia que en el año anterior, 1993, había presentado el CD Energía para la naturaleza en Estrasburgo, despertando Consentimientos entusiastas también en la prensa especializada.
En lo que respecta más específicamente a los aspectos de la renovación didáctica, cabe señalar que el proyecto Cerere Unitario, adoptado por casi todas las ITA, fue el primero, y sigue siendo el único, en prever una organización modular de los contenidos al proporcionar a los consejos de clase individuales el posibilidad de elegir módulos en profundidad para conectar el área del proyecto. La autonomía concreta, que se manifiesta en orientaciones y elecciones operativas de acuerdo con el potencial del territorio, ha sido llevada a cabo desde 1995 por el Unitario Cerere y perseguirá en un contexto definitivo y específico desde un punto de vista de contenido técnico, fuera de las improvisaciones de aficionados.
Los institutos profesionales del sector, quizás los más mortificados por una concepción arcaica de la agricultura, que los había estructurado en calificaciones bienales, demostraron ser los primeros en comprender el valor de la innovación ofrecida con el Proyecto 92 y, como tal, en un período de tres años, adoptaron este experimento in toto , convirtiéndose en una punta de lanza real de la nueva estructura. Ningún otro sector de este tipo de educación adoptó experimentalmente el proyecto con tanta unanimidad.

de CERERE - Revisión de problemas técnicos y didácticos para la dirección agrícola de Educación Secundaria
Cuatrimestral - Año XII N. 27 de enero - abril de 1999 - ITAS Basile - Caramia LOCOROTONDO (BA)


Vídeo: Escuela Agrícola Duao (Junio 2021).