Información

Viticultura: adversidad de la vid

Viticultura: adversidad de la vid

Hay varias adversidades que la planta de vid puede enfrentar; En primer lugar, distinguimos dos tipos: parásitos y no parásitos.

Adversidad parasitaria

MICOSIS
Los hongos son organismos eucariotas, unicelulares o multicelulares, heterotróficos y libres de clorofila. En los hongos multicelulares, las células pueden organizarse en estructuras tubulares llamadas hifas, que, al entrelazarse, dan lugar a un micelio. Los hongos pueden reproducirse de forma ágama (por escisión, brotación, fragmentación del micelio ...) y sexual (los deuteromicetos son un grupo de hongos que no se reproducen sexualmente). El micelio puede dar lugar a estructuras especializadas, como

  • los austori (en hongos parásitos: estructuras que ingresan a las células del organismo huésped y de las cuales el hongo se nutre);

  • rizoides (hongos saprofitos: estructuras en forma de raíz);

  • cuerpos fructíferos (hongos superiores pertenecientes a ascomicetos y basidiomicetos).

El metabolismo de los hongos es variado: hay hongos saprofitos (que viven a expensas de la sustancia orgánica muerta), hongos parásitos (que viven a expensas de un organismo vivo y son patógenos definidos en caso de que causen enfermedades o la muerte) y hongos simbióticos (que viven en contacto con un organismo huésped de una manera mutualista, por ejemplo, micorrizas).

Las enfermedades fúngicas son sin duda las que determinan, o pueden determinar, el mayor daño a la vid: los más importantes son el mildiu, el loidium y la botritis, a los que se agrega la enfermedad del cebo, lescoriosi, pudrición de la raíz y podredumbre negra.

PARASITOS ANIMALES
Existen numerosos fitófagos de Vitis vinifera, una planta de gran importancia en el panorama económico europeo y mundial. Podemos distinguir: los fitófagos que causan daño directo, en el sentido de que dañan directamente la parte económicamente importante de la vid, es decir, el racimo (por ejemplo, carpófagos, como las polillas de la vid); fitófagos que causan daños indirectos, es decir, que dañan partes no comerciales de la planta (por ejemplo, fitófagos y rizófagos, que dañan las hojas y las raíces, respectivamente) (Ruzzene, 2013).

Entre los fitófagos de la vid, distinguimos:

  • insectos carpófagos, como (haga clic en el nombre del insecto para ver sus detalles):

    polilla de uva (Eupoecilia = Clysia Ambibuella);

    polilla de uva (Lobesia botrana);

    Eulia (Argyrotaenia pulchellana Baya de espino.

  • insectos fitomicos, tales como:
    • zumbador verde (Empoasca vitis Goethe);

    • zumbador amarillo (Zygina rhamni);

    • trips de vid (como Drepanothrips reuteri es Frankiniella occidentalis);

    • cochinillascornejo cornejo, mayor pulvinaria);

    • filoxera de vid (Viteus vitifoliae Fitch

  • vectores de insectos de patógenos, tales como:

    • Scaphoideus titanus (vector de flavescencia dorada)

    • Hyalesthes obsoletus (vector de madera negra)

Otros fitófagos de la vid son los ácaros: los tetranichidos, llamados "arañas", pertenecen a una familia de pequeños ácaros (de aproximadamente 0,5 mm de largo) capaces de dañar la vid; Por lo tanto, es importante conocer sus características para adoptar una estrategia de control adecuada para su contención.
Los nematodos parásitos de la vid son muchos y todos viven exclusivamente a expensas del sistema de raíces, por lo tanto, su identificación rápida es imposible. Los géneros en cuestión son diferentes, tales como: Meloidogyne, Pratylenchus, Xiphinema y Longidorus.

VIROSIS, FITOPLASMOSIS Y BACTERIOSIS
Los virus no tienen estructura ni organización celular: son entidades infecciosas y patógenas, que consisten en una o más moléculas de un solo tipo de ácido nucleico (Rna o Dna), recubiertas con una cápside proteica y capaces de multiplicarse solo en células vivas (Belli , 2007). Las principales virosas de la vid son el rizado de las hojas, el rizo, la enfermedad de las representaciones, la madera rizada, la suberosis cortical.
Los fitoplasmas son microorganismos procariotas y unicelulares, pertenecientes a la clase Mollicutes. No tienen pared celular y tienen un genoma más pequeño que las bacterias. Son parásitos celulares, con localización flomática, con tendencia a acumularse en tubos cristalinos (Belli, 2007). Los principales fitoplasmosis de la vid son la flavescencia dorada y la madera negra.
Las bacterias son organismos procariotas y unicelulares, con la pared externa que contiene la cápsula que contiene la capa mucosa; se multiplican por división binaria (Belli, 2007). Las bacterias fitopatógenas son incapaces de penetración directa y solo penetran a través de aberturas o heridas naturales. No hay ingredientes activos permitidos en la agricultura para su contención (Marenghi, 2007). La bacteriosis de la vid se compone de "puntos negros en la vid".

Adversidad no parasitaria

Están representados por condiciones climáticas difíciles, por alteraciones debidas a escasez o exceso nutricional y de agua, por un uso incorrecto de pesticidas o por contaminantes del aire. Las principales adversidades meteóricas son las heladas, las heladas y el granizo. Las deficiencias nutricionales se refieren principalmente a meso y microelementos, ya que los macroelementos se agregan regularmente con fertilizaciones ordinarias. En cuanto al contenido de agua del suelo, tanto un exceso como un defecto son particularmente dañinos; Incluso el uso incorrecto de herbicidas y pesticidas puede causar graves daños tanto a la producción como a la planta, hasta la muerte de los mismos.

Defensa de la vid

La defensa de la vid es necesaria en la viticultura moderna, en particular para garantizar la producción de uvas sanas, con la proporción adecuada de acidez de azúcar en el caso de las uvas para vino y sin daños por adversidad, parásitos y de otro tipo, en el caso de las uvas de mesa. Este sector evoluciona constantemente ya que, junto con el descubrimiento de ingredientes activos cada vez más efectivos (Marenghi, 2007), también se agregan nuevos métodos de control de plagas (agronómicos, medios físicos, etc.).

Las estrategias de defensa de Grapevine incluyen lucha / protección integrada y control biológico.

LUCHA / PROTECCIÓN INTEGRADA
La protección / plaga integrada implica el uso combinado de medios biológicos, biotécnicos, agronómicos, físicos y químicos con el objetivo de mantener el patógeno / parásito por debajo de una densidad que implica daños económicos (umbral de intervención), de conformidad con los principios ecológicos y toxicología. En particular, las intervenciones con medios químicos se llevan a cabo solo después de que se ha excedido el umbral de intervención y al identificar los productos más selectivos, menos tóxicos, menos persistentes y más seguros para el medio ambiente y el medio ambiente (Marenghi, 2007).

En la práctica, una buena lucha integrada debe basarse en los siguientes puntos (Región de Emilia-Romaña, 2008):

  • Conocer la biología de al menos los parásitos más frecuentes.

  • llevar a cabo un monitoreo cuidadoso en los períodos de riesgo para identificar rápidamente los parásitos;

  • verificar la presencia y densidad de enemigos naturales;

  • evaluar la intervención en función de un umbral de daño;

  • elija el momento más apropiado para llevar a cabo los diversos tipos de intervenciones;

  • aplicar estrategias de defensa integradas con prioridad a las intervenciones biológicas, biotecnológicas y mecánicas;

  • elija la formulación menos tóxica y más selectiva en caso de tratamientos químicos.

Antes de utilizar medios de control directo, por lo tanto, es necesario aplicar todas las medidas de control indirecto, como (Marenghi, 2007):

  • uso de clones y vides adecuados para el ambiente de cultivo y posiblemente resistentes / tolerantes a los principales patógenos / parásitos en el área;

  • limitación del exceso de nitrógeno;

  • manejo óptimo de la vegetación;

  • césped para aumentar la biodiversidad dentro del viñedo;

  • protección y aumento de enemigos naturales.

En cuanto a los métodos directos (lucha), se debe dar prioridad a los métodos naturales, agronómicos, biológicos u otros métodos específicos para el control de esa adversidad, minimizando el uso del producto de síntesis química (Marenghi, 2007).

LUCHA ORGÁNICA
El control biológico en la agricultura utiliza entidades biológicas o moléculas derivadas de organismos vivos para controlar el crecimiento de organismos patógenos o parásitos y contener su actividad nociva (www.treccani.it), con el objetivo de mantener a estos últimos por debajo del umbral de daño económico. . En el control biológico, se permite el uso de medios biológicos (uso de enemigos naturales), biotecnológicos (semioquímicos), métodos de cultivo (rotaciones, ruptura de la sincronía planta-parásito ...) y variedades resistentes o tolerantes, mientras que el uso de productos químicos.

De acuerdo con sus características, el control biológico no elimina la población del organismo nocivo al que se dirige, sino que permite mantenerlo dentro de niveles aceptables que no son dañinos (Región de Emilia-Romaña, 2008).

La difusión de los medios de control biológico ha permitido, en las últimas décadas, tener una amplia gama de antagonistas naturales, que van desde insectos hasta virus, pasando por hongos y bacterias. Citamos algunos ejemplos (Región de Emilia-Romaña, 2008):

  • Lucha biológica con virus (por ejemplo, virus de granulosis utilizado en estrategias de defensa implementadas contra carpocapsa);

  • Lucha biológica con hongos (por ejemplo, Beauveria bassiana y Ampelomices quisqualis, hongos entomopatógenos con diferente espectro de acción);

  • Lucha biológica con insectos (crisopes, mariquitas, antocóridos u otros insectos que realizan actividades de depredación-parasitismo contra organismos nocivos);

  • Lucha biológica con bacterias (p. Ej., Bacillus thuringiensis, útil en la contención de numerosos lepidópteros en la fase larval y Bacillus subtilis utilizable contra el golpe de fuego bacteriano).

BIBLIOGRAFÍA
- Marenghi M., Manual de Viticultura, 2007, pp. 211, 225 Edagricole
- Ruzzene E., Influencia de las técnicas agronómicas en las infestaciones de fitófagos de la vid, 2013, Tesis de maestría, p. 1
- Región de Emilia-Romaña, "EL USO CORRECTO DE LOS PRODUCTOS DE PROTECCIÓN DE LAS PLANTAS, Guía para la licencia para la compra de productos de protección de las plantas en Emilia-Romaña" Material didáctico creado dentro del proyecto: "Cursos de capacitación de modelado para el uso de productos de protección de las plantas "Ref. PA 2006-518 / Rer, 2008, p. 5, 7, 8
- Belli G., Elementos de la patología vegetal, 2007, pp. 21,22,29,60, Piccin

SITOGRAFIA
- www.treccani.it

Hoja informativa de Enrico Ruzzene


Vídeo: CULTIVO DE LA VID EN ECOLÓGICO (Junio 2021).