Colecciones

Mantenimiento del césped

Mantenimiento del césped

(siembra) - césped">Cómo hacer realidad el césped de tus sueños(siembra)

Mucha gente cree erróneamente que para crear un hermoso jardín es necesario tener una riqueza de conocimientos técnicos y específicos iguales a los de un agrónomo; en realidad basta con seguir una serie de reglas sencillas y tener mucha pasión, y un poco de tiempo libre, para obtener buenos resultados.

Veamos cuáles son los factores a tener en cuenta para la creación de un hermoso césped.

En primer lugar debemos elegir con cuidado, cuando sea posible, el área a destinar a la creación de nuestro jardín, elección que debe hacerse con mucho cuidado siguiendo unos simples parámetros:

· En primer lugar es importante evaluar el grado de brillo de la zona elegida (soleada o en la sombra) para elegir la semilla más adecuada.

· Es recomendable elegir una superficie plana o, en el caso de un césped ornamental, una superficie ligeramente ondulada.

· Si es posible, elija un terreno orientado al sur o al suroeste.

· Asegúrese de que el suelo sea lo suficientemente profundo (al menos 60 cm.).

· Busque una zona con un pH básicamente neutro y un buen aporte de materia orgánica.

· Si es posible, elija un suelo de textura fina y estructura no compacta.

Por último, recuerde que es preferible un ligero exceso de partes arenosas a un contenido muy alto de partes arcillosas, que hacen que el suelo no sea apto para un césped.

Evaluar el clima y la luminosidad a la que estará expuesto nuestro futuro césped durante el año es importante para poder evaluar mejor el tipo correcto de semilla a utilizar (resistente al sol excesivo, apta para zonas sombreadas, para áreas recreativas, etc.).

Entonces será necesario conocer las características del suelo (por ejemplo mediante un análisis de suelo) para poder identificar sus características químicas y físicas. Entre los requisitos físicos es bueno tener en cuenta el hecho de que el terreno destinado a la creación de un césped debe ser fértil y de al menos 30/40 cm de profundidad para permitir que las raíces se expandan adecuadamente y puedan absorber fácilmente el agua y el alimento necesario para el desarrollo de las esencias. Cabe recordar que en suelos arcillosos y excesivamente impermeables puede ser útil traer material orgánico y arena para mejorar la permeabilidad y aireación. Por el contrario, en el caso de suelos demasiado blandos y permeables, puede ser necesario añadir turba y material arcilloso para aumentar su plasticidad y retención de agua.

El requerimiento químico más importante a evaluar es sin duda el pH del suelo, que es el grado de acidez o alcalinidad que presenta. El pH debe ser neutro, con un valor por tanto igual a 7, o ligeramente ácido, con valores entre 5,5 y 6,5, sin embargo es posible corregir las características del suelo para acercarlas lo más posible a las óptimas.

Un suelo demasiado ácido puede de hecho ser corregido enterrando en él sustancias de origen calcáreo (carbonato de calcio o magnesio), por el contrario, en el caso de un suelo demasiado alcalino, será necesario añadir sustancias acidificantes como los sulfatos (yeso o sulfato de calcio).

Otro aspecto importante a considerar a la hora de diseñar nuestro césped es el uso al que estará destinado; un césped para uso recreativo, que estará frecuentemente expuesto al tránsito peatonal, debe tener características de resistencia y elasticidad no requeridas para un césped cuya función principal será la estética, que en cambio debe tener una cualidad particular del manto tal que parezca denso, Color verde suave e intenso.

Una vez analizadas en detalle todas las características destacadas hasta este punto, será posible proceder con las operaciones necesarias para preparar el suelo para acomodar las semillas.

Lo primero que deberemos hacer una vez identificada la zona más adecuada para nuestro propósito será proceder a una operación de limpieza superficial con el fin de eliminar todo el material grueso (piedras, piedras, escombros, etc.) que pueda dificultar el procesamiento futuro, y luego continuar, si hay maleza, con la administración de un herbicida total y, en caso necesario, con la erradicación manual.


Mantenimiento del césped: Siembra

En el caso de que el suelo esté cubierto por arbustos o árboles, además de la parte aérea, también se deben eliminar los sistemas de raíces.

Una vez finalizada esta operación, se podrá pasar al laboreo del suelo, labrando a una profundidad normalmente no superior a 60 cm., Dejando el suelo trabajado expuesto a la acción de los agentes atmosféricos durante el invierno.

Una vez que se haya labrado el suelo, puede ser necesario proceder con una nueva operación de limpieza de aquellas piedras o escombros que puedan haber aparecido en la superficie.

El siguiente paso hacia la creación de nuestro césped consiste en la realización del sistema de drenaje; El drenaje es una técnica gracias a la cual es posible drenar el exceso de agua, evitando que se produzca el estancamiento, para evitar situaciones negativas como una aireación insuficiente, un aumento del calor específico del suelo, la escasa disponibilidad de oxígeno para las esencias. sembrar o crear un ambiente favorable para bacterias, parásitos y hongos.

Los desagües se pueden dividir esencialmente en dos categorías:

1. Subterráneo: se construirá cuando la capacidad de infiltración del suelo no garantice un drenaje natural suficiente.

2. Superficiales: deben preverse durante la fase de construcción del césped y permitir que el agua fluya por deslizamiento superficial.

En este punto solo queda nivelar el terreno, utilizando el rastrillo o máquinas especiales, para darle la forma deseada para crear esas ligeras pendientes que serán necesarias para favorecer el drenaje del agua.

Nuestra tierra tan trabajada, ahora finalmente está lista para recibir las esencias que queremos sembrar: antes de comenzar a sembrar es recomendable elegir cuidadosamente el tipo de semilla según el clima y el uso previsto, de hecho recordemos que la elección de la correcta La esencia a sembrar determinará en un gran porcentaje el éxito o fracaso de la construcción de nuestro césped.

Las semillas que se utilizarán se dividen esencialmente en dos categorías:

1. Especies de microtermas: con óptima actividad radicular a temperaturas entre 10 ° y 18 ° C y buena actividad hasta 24 ° C.

2. Especies macrotermas: alcanzan un óptimo desarrollo radicular a temperaturas entre 24 ° y 32 ° C. En comparación con las anteriores tienen mayor resistencia a altas temperaturas y menor resistencia a bajas, tienen un crecimiento más lento, están más sujetos a los insectos atacan y se vuelven amarillos en invierno.

En nuestros climas el mejor período para la siembra es el comprendido entre el final del verano y el comienzo del otoño para las esencias microtérmicas, mientras que para las esencias macrotérmicas el período más adecuado es sin duda el final de la primavera. También es importante que la siembra se realice en las mejores condiciones climáticas posibles, condición que facilita un rápido desarrollo del césped, una mayor capacidad para superar condiciones climáticas adversas así como una mayor resistencia al establecimiento de malas hierbas y la aparición de musgos.

Finalmente, es fundamental recordar que para permitir la germinación de las semillas es necesario que la temperatura del suelo esté al menos unos grados por encima de cero, un control que se puede implementar fácilmente mediante el uso de termómetros con sonda de suelo.

En este punto finalmente podemos sembrar, haciendo uso de dos técnicas principales: la siembra manual, llamada "difusor", o la siembra mediante maquinaria especial (especialmente útil para grandes terrenos).

Veamos en detalle la siembra al voleo, que sin duda es la habitual en el campo de la afición: en primer lugar es importante operar en un día sin viento y en condiciones de suelo completamente seco, el acto de siembra debe realizarse con amplios movimientos de brazos y lento, tratando de no dejar espacios vacíos de tierra. Para realizar un trabajo particularmente preciso sería bueno mezclar las semillas con un poco de arena, para que la distribución sea más uniforme, y esparcirlas la mitad en una dirección y la otra mitad en la dirección perpendicular exacta.

Al finalizar las operaciones de siembra se deberán realizar una serie de operaciones terminales con el fin de poner las esencias en las mejores condiciones para favorecer la germinación:

· Enterrar la semilla, a mano o con herramientas especiales

Cobertura del suelo con material fino (por ejemplo, arena)

· Rodamiento ligero para acercar la semilla al suelo y asegurar un enraizamiento más rápido y uniforme

· Riegos ligeros y frecuentes a realizar hasta que la hierba salga por completo

· En caso de siembra realizada en un período no óptimo puede ser útil añadir mantillo para proteger las esencias de cambios bruscos de temperatura.

Siguiendo estas sencillas reglas, no será difícil conseguir un césped que se acerque mucho a la idea del césped de sus sueños.

Para ayudarte en la creación de tu césped, CIFO ha desarrollado la línea específica de semillas GRANPRATO, dentro de la cual podrás encontrar el tipo de semilla más adecuado a las características de tu suelo.

Los cuatro tipos de semillas son de calidad certificada y se caracterizan por su alto rendimiento, mínimo mantenimiento y resistencia al pisoteo.

Si el suelo está particularmente expuesto a la intensidad de los rayos solares, será necesario utilizar la semilla CALDOSOLE, especialmente indicada para céspedes en zonas soleadas; para céspedes en zonas sombreadas se aconseja utilizar semillas FRESCOMBRA.

También está disponible la mezcla de semillas FORTEBELLO, cuya principal característica es que es especialmente resistente al pisoteo, lo que hace que su césped sea apto para uso deportivo o recreativo.

Por último, la semilla PRESTOVERDE es muy adecuada para restaurar zonas dañadas de césped, ya que gracias al contenido de esencias de rápido crecimiento, recreará rápidamente un césped uniforme.

Las cuatro semillas de GRANPRATO son de origen italiano y de calidad certificada ENSE.


Vídeo: Mantenimiento del césped en época de lluvia (Octubre 2021).