Colecciones

Roble, Farnia - Quercus

Roble, Farnia - Quercus

Generalidad

gran árbol originario de Europa. Estas plantas tienen un crecimiento lento y son muy longevas; tienen un tronco poderoso, muy ramificado, con follaje redondeado, piramidal o desordenado; la corteza es oscura, profundamente fisurada en los ejemplares de algunos años de edad. Las hojas son lobuladas, coriáceas, de color verde oscuro, brillantes, tornándose bronceadas en otoño, antes de caer. Con el paso de los años se convierten en majestuosos ejemplares, aunque a menudo los amantes del bonsái prefieren cultivar pequeños robles manteniéndolos de tamaño reducido. Generalmente estas plantas son bastante difíciles de cultivar y no se recomiendan para principiantes, ya que la poda debe hacerse con mucho cuidado y no siempre es fácil obtener hojas pequeñas.


Poda

los robles se podan en otoño o finales de invierno, evitando intervenciones demasiado drásticas, que podrían provocar un estrés excesivo a la planta; durante el período vegetativo se pellizcan los brotes, dejando un par de hojas pequeñas. No se recomienda la defoliación total o parcial, ya que tiende a producir hojas grandes.


Exposición, riego y suelo

Exposición: colocar en un lugar soleado, recordando mover la planta en sombra parcial durante los meses más calurosos del año. Los ejemplares jóvenes, o con recipientes muy pequeños, necesitan protección radicular en los meses de bajas temperaturas.

Riego: de marzo a octubre, regar con regularidad, permitiendo que el suelo se seque entre un riego y el siguiente. Durante el período vegetativo, proporcione fertilizante para plantas verdes, cada 15-20 días, utilizando una dosis que sea la mitad de la cantidad recomendada en el paquete.

Suelo: los robles necesitan un suelo ligero y rico, muy bien drenado; se prepara mezclando una parte de turba, una parte de arcilla y una parte de arena; Es recomendable trasplantar cada 2-3 años, ya que las plantas crecen muy lentamente.


Roble, roble inglés - Quercus: multiplicación y enfermedades

Multiplicación: generalmente ocurre por semilla, en otoño; si se quiere sembrar en primavera es recomendable dejar las semillas durante al menos 10-15 días en el frigorífico, para simular la temporada de invierno. En general, dada la lentitud de desarrollo, solemos tomar ejemplares aptos para el cultivo de bonsáis directamente en la naturaleza.

Plagas y Enfermedades: Los robles jóvenes tienden a enfermarse de mildiú polvoriento con mucha frecuencia, especialmente si se encuentran en lugares con poca ventilación.


Vídeo: Quercus faginea Roble Quejío o Roble Quejigo (Octubre 2021).